by travel

Tuesday, May 16, 2006

tres cordones tres: si se cruzan nos haran felices

Disminuido como un zapato en un colectivo, así me siento. Invadido, puesto, soporte de… ¿quien me mando a ser un zapato? Si ustedes los humanos están en crisis con su dios, con sus dioses mejor dicho, imagínense, salgan un poco de ese hueco vacío que es el mi-yo-tu-el: inténtenlo por su salud, humanos, por su salud, tienen que salir de ahí, ustedes que pueden, y así nosotros los seguimos… yo se que en el mundo que sueño no voy a ser un zapato porque en ese mundo los zapatos no van a hacer falta, como van a “dejar de hacer falta” tantas abstracciones del absurdo, tan pero tan de moda hoy en día.

Imaginen el dios que puede tener un zapato.

Me remuerde la conciencia pensar que pertenezco a esta especie. Mis contradicciones “interno-externo” me inundan la sangre misma y presiento lo que tengo que hacer.

Salir de la caja.

Intentarlo de verdad.

He visto gente que lo ha logrado y no lo afirmo desde el “ay mira se puede, se puede, mira como viven mientras con el dedo señálo dos hippies fumando un porro y trabajando el metal” (porque admito que ver como vive una persona unos meses, dos días o tres años no me confirma-ni me hace falta- nada como lo que estoy afirmando), sino a como caminan, en paz; a como su semblante me devuelve algo nuevo-viejo, algo que siento lejano, extraño a la vez que intrinseco y propio; a como se ven rostros con muecas de fugaz felicidad eterna y fugitiva; en como en sus miradas esta la luz que imagino solo una cosa puede brindar: la elección absoluta y libre sobre cómo vivir.

Voy a hipotecar mi saber en un maldito pero reconfortante -la katarsis ya se sabe- salto al vacío. Voy en busca de un análisis.

En esa elección hay tres claves: esta en juego la dignidad, el respeto y el amor.

La dignidad de estar conforme con la forma en que uno se gana la vida.

Respeto para entender que no todos pueden pensar lo mismo que nosotros en este momento, mas allá que sintamos en el fondo del pecho que es el camino correcto y que tarde o temprano, porque es la esencia de la vida misma, todos llegarán a este estado y que solo es solo cuestión de tiempo y.

Yo no me como ese fin de la historia en manos de la ciencia o del cine de hollywod y sus guerras de las galaxias. Que se dejen de joder. Esas cosas están llamadas a desaparecer.

Por supuesto que es difícil. Pero es tarea a cumplir.

Y amor sobre todas las cosas, sobre todos los odios y sobre todas las envidias.